Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog

¿Qué es el sedevacantismo?

, 07:19am

 

   Estimado lector:

 

   Por diversas razones habrás encontrado nuestra página. Tres situaciones pueden presentarse: 1/ eres curioso y quieres saber de qué se trata; 2/ eres un católico convencido no sedevacantista y sientes aversión hacia nuestra página y lo que pensamos (o eres curioso, y en ese caso regresamos al caso no. 1), o bien, 3/ eres sedevacantista.

   Es pues, sobre todo, a las dos primeras categorías que dirigimos este sencillo artículo que se propone en unas cuantas líneas, muy simple, exponer en lo que creemos.

   Intentaremos hacer todo de la manera más clara para una mejor comprensión. Esperamos lograr nuestro objetivo.

 

___

 

   Pensamos que podemos resumir todo en unos cuántos párrafos. A final de cuentas, no son los términos difíciles los que implican la Verdad, sino la realidad de las cosas tal y como son:

  

   Nuestra Madre, la Santa Iglesia Católica, Esposa Mística de Jesucristo, ha definido, a través de los últimos veinte siglos diferentes dogmas que son verdades que TODO CATÓLICO DEBE CREER. La Santísima Trinidad, la Inmaculada Concepción, forman parte de esos dogmas. Para todo católico, la Santísima Virgen María fué concebida sin la culpa del pecado original, etc.

   Al igual que estos dos, existe otro dogma -definido durante el Concilio Vaticano (Primero, obviamente)- que es la INFALIBILIDAD, es decir, la imposibilidad de que el Sumo Pontífice -el Papa- pueda ENSEÑAR (por lo tanto públicamente) el error, en cuanto a la Fé y la Moral. Hasta los papas que han vivido de la manera más relajada, han enseñado siempre la Verdad, sin alejarse del depósito de la Fe Revelada y transmitida por la Tradición.

   Es evidente para quien observe aunque sea un poco la actualidad, que la enseñanza del "magisterio" desde el conciliábulo "Vaticano II", se aleja y contradice la Tradición Bimilenaria de la Iglesia... Sí, sólo que la Verdad es inamobible (futuramente, un pequeño artículo filosófico sobre la verdad aparecerá en nuestro blog).

   Por lo tanto, puesto que la enseñanza de la Iglesia no puede cambiar, no queda otra solución que la de declarar que es imposible que un papa enseñe el error. Si enseña el error, no es papa.

 

   No preocuparse. Cada una de nuestras afirmaciones contendrá documentos que les permitan comprender de lo que hablamos. No se trata de hacer un artículo de apologética...sino de otra cosa:

 

 

                                                                                          *

 

   No pocos conocerán ya el término sedevacantista, y para otros tantos parecerá algo extremo, impensable, ilógico. Pero lo grave del asunto es que muchos se empeñan en querer ver en quienes lo somos, a bichos raros, orgullosos, cismáticos...herejes. EL SEDEVACANTISMO NO ES NADA DE ESO.

 

   Ser sedevacantista significa ver en la actitud del actual "magisterio" de la Santa Iglesia, un alejamiento radical y contrario a la enseñanza de la Tradición de veinte siglos; contrariedad a una Verdad que no puede cambiar, ya que si Nuestro Señor Jesucristo que es Dios deja a su Santa Iglesia una verdad que se puede cambiar como cambiamos un calcetín, Él mismo se contradiría...y no podría ser Dios, Él que dijo "Yo soy el Camino, la VERDAD y la Vida", y en otro lado: "Yo he venido a DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD".

   Por lo tanto ser sedevacantista significa creer absolutamente que el depósito de la Fe transmitida a la Iglesia no puede en ningún momento contradecir la Enseñanza de Cristo.

 

   Ser sedevacantista es AMAR A LA SANTA MADRE IGLESIA, esposa mística de Cristo, y creer firmemente que el soberano Pontífice, sucesor de San Pedro, ha recibido la asistencia del Espíritu Santo, que permite a nosotros, católicos, estar seguros de que su enseñanza es santificadora.

 

   Es ver en el Papa, a la Regla de Nuestra Fé, al pastor que Cristo nos ha dejado para guiarnos con paso firme hacia el Cielo, si nosotros participamos de la Vida Sacramental de la Iglesia.

 

   NO ES el ORGULLO lo que nos mueve sino el amor a Cristo y a la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Somos ultramontanos y defendemos a la persona del Sumo Pontífice.

 

   Es verdad, es necesario involucrarse de veras, y ver con ojos de Fe y Razón, sin sentimentalismos, la situación actual de la Iglesia. Pero, a condición de realizar este pequeño paso y de buscar con buena voluntad, creemos que todo católico es capaz de llegar a la conclusión nuestra: los "papas" del concilio no pueden ser los pastóres legítimos del rebaño que Nuestro Señor confió a Su Iglesia.

 

   Cierto es que el sedevacantismo ha, desgraciadamente, sido ensuciado por diferentes posiciones sectarias que van demasiado lejos en sus razonamientos. Me ha tocado escuchar decir que "son extremos". Y es verdad, lo son porque van más allá del dogma católico que no nos pide hacer Cónclaves para elegir a un papa, ni ir buscando de profecía en profecía ni de revelación en revelación PRIVADAS aquella que más nos guste y se adapte a nuestras ideas preconcebidas.

   Pero no son ellos quienes deben representar, para los católicos, al sedevacantismo, sino aquellos que adhieren enteramente a la Revelación y a la Tradición católicas.

   Son, a nuestra manera de ver, la Tesis de Cassiciacum y muchos otros sedevacantistas como Mons, Samborn, McKena, etc, quienes defienden la Tradición Bimilenaria de la Iglesia.

 

   No hay tampoco que ver en los sedevacantistas personas hostiles y violentas. Es verdad que muchas veces una gran parte de los escritos consisten en criticar acciones de congregaciones otras. No es con el afán de herir, lastimar o violentar, sino queriendo atacar el error, ahí en donde se puede atacar. No son calumnias. Una vez más lo repetimos: es la CARIDAD, que nos hace AMAR LA VERDAD, la que nos mueve a condenar el error, en la persona que sea. No criticamos al mentiroso, sino a la mentira.

 

   Esperamos que lean detalladamente las lineas que regularmente iremos completando en nuestro blog. Aún cuando algo parezco confuso o duro, sepan que siempre es escrito con la intención de hacer amar aún más a Dios, Nuestro Señor y la Santa Iglesia.

 

   Sea para la gloria de Dios.

 

   -Católico Intransigente

 

DE INTERÉS:

 

- La Infalibilidad del Papa - Por Mons. Robert F . McKenna

 

 

 

- Respuesta al número especial de "La Tradizione Cattolica" sobre el sedevacantismo.